Categorías
Share Button
image

Usted es uno con el Padre, que es Dios, que es la perfección, la salud, la alegría, el amor, la armonía, el bienestar, la paz, la felicidad.

Cada vez que usted revitaliza esa unión con el Padre, entra en estado de armonía mental, y, consecuentemente, produce salud en el cuerpo.

Dice la Biblia: "Apégate a Dios y ten paz; y así te sobrevendrá el bien". (Job. 22,21)

Cuando usted entra en estado de paz, automáticamente entra en estado de salud.

Recuerde que Dios no desea su enfermedad ni su sufrimiento, porque Dios es perfecto y perfección es salud.

Cuando usted reza, en el Padre Nuestro, "sea hecha tu voluntad así en la tierra (cuerpo), como en el cielo (mente)", significa que usted quiere estar conforme con la voluntad del Padre, quien desea la perfección, tanto en la mente como en el cuerpo. Por tanto, la voluntad del Padre es la salud. Y para que usted alcance la salud del cuerpo, se hace necesario alcanzar antes la salud de la mente, o sea, establecer en su mente pensamientos positivos.

Tres pasos importantes debe dar usted para alcanzar la cura de su enfermedad: en primer lugar, aparte de su mente todo sentimiento negativo de miedo, de duda, de desconfianza, y de desarmonía; en segundo lugar, sustituya esos pensamientos negativos por pensamientos de armonía, de perfección, de salud, de interacción entre su mente y la Mente Divina; en tercer lugar, fórmese un cuadro mental de su cuerpo plenamente saludable. De aquí en adelante sólo existirá esta verdad: su cuerpo restablecido, en orden, salubre, y funcionando maravillosamente bien.

La cura es infalible, pues toda imagen verdadera y unívoca enviada al Padre, que habita en el subconsciente, se transforma en realidad física.

Joseph Murphy, en su libro "Los Milagros de la mente", afirma: "Recuerde que su cuerpo posee un mecanismo orgánico que refleja el entrelazamiento del consciente con el subconsciente, o sea, el voluntario (el sistema nervioso cerebro espinal) y el sistema nervioso autónomo. Esos dos sistemas pueden trabajar aisladamente o en sincronía. La conexión de esos dos sistemas es efectuada por el nervio vago".

Jesús dijo cierta vez que, cuando dos estuvieren orando en su nombre, él estaría en medio de ellos; esto quiere decir que, cuando un pensamiento es aceptado armónicamente por la mente consciente y subconsciente, este pensamiento es atendido. Cuando hay perfecta interacción entre la mente consciente y subconsciente, hay sintonía entre usted y el Padre que habita en su interior y, en este caso, infaliblemente la oración es escuchada.

EL PODER INFINITO DE SU MENTE

Lauro Trevisan

Share Button

4 respuestas a TRES PASOS PARA LA CURA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing