Categorías

image

Un preso llevaba años viviendo absolutamente solo en su celda. No podía ver ni hablar con nadie, y le servían la comida a través de un ventanuco que había en la pared.

Un día entró una hormiga en su celda. El hombre contemplaba fascinado cómo el insecto se arrastraba por el suelo, lo tomaba en la palma de su mano para observarlo mejor, le daba un par de migas de pan y lo guardaba por la noche bajo su taza de hojalata.

Y un día, de pronto, descubrió que había tardado diez largos años de reclusión solitaria en comprender el encanto de una hormiga.

Cuando, una hermosa tarde de primavera, fue un amigo del pintor español El Greco a visitar a éste en su casa, lo encontró sentado en su habitación con las cortinas echadas.

“¿Por qué no sales a tomar el sol?”, le preguntó.

“Ahora no”, respondió El Greco. “No quiero perturbar la luz que brilla en mi interior”.

La oración de la rana

Anthony de Mello

4 respuestas a "No quiero perturbar la luz que brilla en mi interior"

  • que lindo que es darnos cuenta que para poder ver la luz que brilla en nuestro interior primero debemos estar en la oscuridad, aunque muchas veces esa oscuridad nos resulta muy dificil de llevar porque aparecen nuestros errores, nuestras miserias pero debemos superar ese momento y llegaremos a la luz que ya nunca mas se conmvertira en oscuridad, un abrazo y mucha luz

  • COMETEMOS MUCHISIMOS ERRORES EN NUESTRA VIDA UNO DE ELLOS VIVIR EN COMPLETOA OSCURIDAD, SOLOS LAMENTANDONOS SIEMPRE DE NUESTRA VIDA, QUEJANDONOS Y PENSANDO SIEMPRE QUE SOMOS LOS PEORES SERES QUE POBLAN LA TIERRA, PERO DEBEMOS DESPERTAR DE ESE LETAGRGO, DEBEMOS SALIR ADELANTE, DEBEMOS PENSAR QUE SOMOS EL SER MAS IMPORTANTE EN LA TIERRA PORQUE SOMO CREACION PERFECTA DE DIOS, QUE COMETEMOS ERRORES SI ES CIERTO PERO DIOS NOS CREO PERFECTOS, TENEMOS QUE MIRAR Y SACAR AFUERA NUESTRO INTERIOR, PARA PODER TENER CLARIDAD Y PODER LLEGAR A LA FELICIDAD QUE TANTO DESEAMOS.

  • Bonita Historia, aveces caminamos entre sobras y tinieblas, y no conocemos la Luz que cada uno tiene. Es bien triste.

  • A veces nos sentimos presos, en una carcel sin rejas y donde el carcelero es uno mismo; los problemas, la angustia, el estres etc, no nos permiten sentirnos libres, pero es ahi, donde debemos hacer brillar esa luz interior, que todos tenemos y alumbrar con ella el sendero que conduce, a la libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>